You are here

Un viaje sin jet lag

¿Cómo se puede evitar el jet lag?

Se trata de un trastorno que afecta al reloj biológico de los viajeros que viajan en avión a través de tres o más zonas horarias. El cuerpo tiene que luchar contra los cambios bruscos de ritmo de día y de noche (ritmo circadiano) que puede causar trastornos.

Los síntomas del jet lag pueden cambiar de una persona a otra. Hay quienes tienen más sensibilidad, pero también afectan factores como la edad, la distancia viajada, etc. Entre los síntomas se encuentran la migraña, fatiga, insomnio, desorientación, irritabilidad, depresión leve, estreñimiento o diarrea.

 

¿Cómo evitarlo?

1 - Mantener una dieta equilibrada y evitar el estrés relacionado con la preparación del viaje.
2 – Ajustar el sueño a la zona horaria del país de destino. Comienza tres o cuatro días antes de la salida (para un viaje hacia el este, ve a la cama media hora antes; para un viaje hacia el oeste, media hora más tarde).

Durante el vuelo no realices esfuerzos, evita comidas copiosas y el alcohol. Bebe agua abundante y realiza algunos ejercicios de estiramiento en el avión.  

Intenta adaptarte al ritmo y horario del país de destino: pon el reloj a la hora del lugar al que vas a viajar. Cuando llegues a tu destino hay que tener en cuenta que, como tiempo promedio, el cuerpo tarda un día en adaptarse. Además, un truco que nos puede ayudar es intentar adaptarnos a los horarios de comida y sueño del destino al que hayamos viajado.