You are here

Conducir con nieve

A menudo nos enfrentamos a nevadas o tramos de carretera con hielo de forma inesperada y los conductores se exponen a condiciones desconocidas y estresantes.
 
A continuación te ofrecemos una serie de consejos para conducir con seguridad sobre la nieve.
  
► Mientras que los sistemas de seguridad presentes en la mayoría de los vehículos, tales como ABS y control de tracción de otros sistemas ofrecen mayor seguridad al conductor, no está garantizado su uso, por lo que se recomienda realizar una ruta segura.
 

Además, los motoristas deben tener especial precaución al conducir por una carretera nevada (o hielo).
 
► Antes de salir, asegúrate de que el vehículo esté libre de nieve, especialmente en las ventanas, la parte delantera y el techo. Algunos montan en su vehículo con el techo cubierto de nieve, pero se puede deslizar al menor frenado y obstruir el limpiaparabrisas. 
► Enciende las luces: es imprescindible para ver y ser visto.  
► Al inicio, la aceleración debe ser gradual. Hay que estabilizar el rango medio del acelerador, seleccionar la primera marcha (o en su caso, la segunda) y levantar el pie suavemente para evitar el deslizamiento. Mantener las ruedas en el eje del vehículo durante el arranque.
 
► Conducir en una carretera nevada requiere mucha dulzura. Cualquier movimiento repentino puede desequilibrar el vehículo.
 
► ¡Hay que mantener la distancia! No olvidemos que en un camino cubierto de nieve o hielo (incluso con los neumáticos de invierno) el vehículo necesita mayor distancia para detenerse.
 
Recuerda que un automóvil que viaja a 50 km/h viaja casi 14 metros por segundo; a 70 km/h la velocidad es de 19,4 m/seg y a 90 km/h unos 25 m/segundo.
 
► Frenar con suavidad y utilizando preferentemente el motor (cuando desciendas).
 
► No adelantar nunca si no está seguro de la seguridad.

 
► Hay que reducir la velocidad en la recta antes de llegar a la curva y mantener una velocidad constante (y adaptada a la vía).
 
► Recuerda que no estás solo en la carretera y que desconoces los movimientos de otros conductores. Por tanto, es imprescindible anticipar reacciones y otros comportamientos inesperados.
 
► Viaja con batería en el móvil y el número de teléfono de tu compañía de asistencia en carretera. Hay que mantener la calma.
 
► Sigue los consejos sobre la preparación y mantenimiento del vehículo en invierno y lleva una manta o ropa de abrigo en el coche.