You are here

¿Cómo evitar problemas digestivos en los viajes?

Algunos lugares, conocidos como "tierra caliente" (e incluso los países del sur de Europa) son más propensos a los problemas asociados a la diarrea del viajero.
 
El tipo de viaje y las condiciones de higiene también influyen en la toma de riesgos. El cambio en la dieta también puede afectar el sistema digestivo.
   
Por lo tanto, hay que tener especial cuidado y seguir algunas simples reglas de higiene:
 
- Valorar la higiene del lugar donde se adquieren los alimentos y las bebidas.
- Lávate las manos frecuentemente con jabón después de usar el baño y antes de comer.
- Emplea agua embotellada y cerrada. En los refrescos se observa que acaban de ser abiertos por las burbujas.
- Evite el hielo, sobre todo si se desconoce el origen.
- No bebas agua del grifo.
- Si se consumen productos lácteos, que sean cocinados o pasteurizados.
- Evita las salsas con base de huevos (por ejemplo, la mayonesa o la salsa holandesa).
- Pela la fruta. No la laves en agua que pudiera estar contaminada. Es mejor consumir las verduras cocidas a crudas (ensaladas).
- Asegúrate de que la carne y el pescado están cocinados. Y cuidado con los mariscos. ¡Los productos cocidos que han permanecido varias horas a temperatura ambiente también pueden ser peligrosos!
- Si vas a un país donde el agua potable es al azar, es recomendable incluir cápsulas de purificación de agua.
- Lleva un antidiarreico en tu botiquín de viaje.

¿Qué pasa si eres víctima de la diarrea del viajero?
 
Al inicio se deben tener en cuenta dos criterios importantes para evaluar la situación: la severidad de la condición y la edad de la persona.
 
► Gravedad:

- Si no hay fiebre o sangre en las heces, un medicamento contra la diarrea es lo más adecuado.
 
- En caso de fiebre y / o sangre en las heces, se debe consultar a un médico tan pronto como sea posible (o ir a una clínica o un hospital).
 
► La edad de la persona:

- Los bebés y los niños pequeños pueden deshidratarse muy rápidamente. Por ello, es recomendable que beban mucha agua y / o darles una solución para la rehidratación. Si el niño es menor de 10 años, se recomienda consultar a un médico. Será esencial hacer esta consulta si el niño tiene menos de 2 años.
- Si, a pesar del tratamiento, los síntomas persisten (más de 48 horas), consulta a un médico.
- Los ancianos y mujeres embarazadas son el grupo más vulnerable. Hay que asegurar una hidratación adecuada y considerar las condiciones existentes de la persona afectada y de salud y consultar siempre a un médico si los síntomas persisten.

 

Leer también:

Prevención médica antes del viaje

Los números de emergencia en el extranjero